lunes, 27 de mayo de 2013

Las mitocondrias. Una herencia muy femenina

En 1970 Margulis y Sagán propusieron su hipótesis endosimbiótica, según la cual dos orgánulos celulares muy importantes: mitocondrias y plastos eran antiguas bacterias que fueron incorporadas por la célula primitiva y se acomodaron para vivir juntos en una larga simbiosis evolutiva.
Llegaron a esta conclusión porque las mitocondrias y los plastos tienen una molécula de DNA cíclica y bicatenaria (similar al cromosoma bacteriano), ribosomas de 70S (como los de las bacterias) y son capaces de multiplicarse por sí mismos.

Las MITOCONDRIAS son unos orgánulos muy importantes en el metabolismo celular, pues en ellas se realiza la fase aerobia de la RESPIRACIÓN, en la que se obtiene una gran cantidad de energía en forma de ATP por quimioósmosis. También las MITOCONDRIAS intervienen en la beta-oxidación de los ácidos grasos.

Todas las MITOCONDRIAS de nuestras células las heredamos de nuestra madre a través del ovulo pues el espermatozoide de nuestro padre no aporta mitocondrias.
Nos encontramos por tanto con un caso de herencia puramente femenina, pues todos los individuos de nuestra especie heredan estos orgánulos de su respectiva madre.
El DNA mitocondrial de un hombre será por tanto completamente diferente del DNA mitocondrial de sus hijos.

Hay ciertas mutaciones en el DNA mitocondrial que ocasionan problemas metabólicos en la respiración celular, dando lugar a enfermedades entre las que se encuentran ciertas patologías neuromusculares.
Estas enfermedades se heredan siempre por vía materna (de madre a hijos).

La herencia mitocondrial es particularmente interesante desde el punto de vista genético. Su estudio ha permitido investigar los lugares donde se originaron los individuos de nuestra especie que poblaron por primera vez la tierra. Así se ha llegado a la conclusión de que la primera mujer, de la que descienden todas las actuales, la Eva mitocondrial, vivió hace unos 200.000 años en el continente africano.
Es posible que junto a ella existieran otras mujeres, pero en algún momento, su árbol genealógico se pudo interrumpir por no tener descendientes femeninos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario